Han usado el nombre de una jueza civil para hacer al menos una estafa. Así lo denunció la magistrada María del Carmen García, quien en una carta pública dijo que al menos una persona fue estafada con importantes sumas de dinero. Las víctimas son de Macachín.

“Pido -dijo en una nota, enviada a Diario Textual- que se alerte a la población en general sobre la existencia de personas que de manera telefónica invocan mi nombre, calidad de jueza y pertenencia al Poder Judicial, a los efectos de concretar estafas telefónicas”.

Anuncio

“Invocando mi nombre y mi calidad de jueza (aunque en realidad lo hacen en relación a un juzgado que no es el de mi titularidad y que no tiene existencia real), con indicación de sitios y páginas del Poder Judicial, se ha obtenido por lo menos en el caso de una persona la disposición de importantes sumas de dinero, y a través de transferencias que se habrían realizado por cajeros automáticos”, contó.

“Ante el anonimato de las personas y el modus operandi que se me ha hecho conocer por personas afectadas por esas maniobras, es mi deber advertir a la población en general para evitar que se generen estafas y/o defraudaciones interponiendo mi nombre o el de cualquier persona, pero de manera muy especial mi nombre y mi pertenencia al Poder Judicial”, finalizó.

De Macachín

Una de las damnificadas por la esta estafa telefónica dio a conocer la maniobra a través de su perfil de Facebook. Según pudo saber Diario Letra B, además de ella, también fue víctima su abuela. “Tanto yo como mi abuela fuimos estafadas” publicó.

La maniobra fue hacerse pasar por la jueza María del Carmen García, y el ardid para concretar la estafa fue una supuesta “retracción jubilatoria” a nombre del abuelo fallecido de la joven.