El senador nacional pampeano, Daniel Lovera, disertó en la capacitación virtual “Aportes y Desafíos del Convenio 190 para Actores del Mundo Laboral. Aspectos internacionales”. Planteó que la aprobación del convenio 190 fue una conquista extraordinaria del movimiento feminista y de toda la familia trabajadora mundial.

“Indudablemente, esta conquista nos pone a debatir temas que merecen otros abordajes, como son la violencia y la desigualdad. Por esto es que no podemos quedarnos festejando solo esta enorme conquista. Hay que seguir avanzando. Tenemos que detectar estas violencias naturalizadas y desterrarlas con más y nuevos derechos que mejoren las condiciones de trabajo en esta nueva era de empleo 4.0″, señaló el senador pampeano.

Anuncio

Y agregó: “Urge una ley de plataformas que regule el accionar de quienes, con disfraz de intermediario, se aprovechan de las vulnerabilidades económicas para precarizar tareas que son valiosas y que merecen tener las condiciones mínimas de cualquier trabajo. La pandemia visibilizó aún más su importancia cuando muchas de estas personas trabajadoras eran llamadas esenciales. Merecen los derechos de los que gozan todas las demás”.

Lovera explicó: “Es fundamental sobre todo para las mujeres, que se suelen insertar en plataformas menos visibles y, por ende, con menos posibilidades de lograr conquistas laborales. Aquí hay otros derechos por conquistar, y también están relacionados con la naturalización de la violencia”.

“La desconexión digital es el más importante de los derechos que nos debemos, no solamente por lo que representan para toda la familia trabajadora en esta era de la hiperconectividad, sino también por la regularidad con las que se imponen prácticas nocivas contra niños, niñas y adolescentes”, profundizó.

Mientras, Lovera sostuvo que este derecho también apunta a comenzar a generar formas comunicacionales más respetuosas, modificando prácticas abusivas que se han instalado en nuestra sociedad también fuera del ámbito de trabajo. Por todo esto, es que presentó un proyecto de ley para consagrar este derecho que ya fue incluido en la ley de teletrabajo.

“Nos quedamos con la misión de avanzar para asegurar este logro a trabajadoras y trabajadores de todo el país, y a las espera de un impacto en las naciones de toda la región”, redondeó.

Com respecto a la privacidad de las personas dijo: “Tenemos que empezar a mirar con mucha atención qué pasa con la vasta información que las empresas tienen de sus trabajadoras y trabajadores. En Argentina existe una ley de protección de datos personales que debe ser actualizada, fomentada, controlando su cumplimiento y difundiendo su uso. Hoy cabe que nos preguntemos si no se necesita una agenda particular para esto. Cada vez más la información disponible se utiliza para controlar y apercibir a las personas que trabajan en busca de una eficiencia que lleva a la deshumanización y a la manipulación, controlando su comportamiento a través de amenazas o intimidaciones. Trabajé, el año pasado, un proyecto de ley específico para este tema”.

También consideró que es necesario el acceso a la tecnología, a la educación, a la corresponsabilidad en los cuidados y a más conquistas laborales que representen derechos para las personas que trabajan, evitando que se mal utilicen estas posibilidades tecnológicas para la vigilancia, la precarización, la violencia y el fraude laboral.

“Necesitamos construir un mundo del trabajo menos expulsivo y más empático, y adherir a esta herramienta es el mejor punto de partida.” concluyó.