El gobierno de la provincia aún no ha decidido el destino de alrededor de mil millones de pesos que el presupuesto nacional le otorga a La Pampa, a través de APE, como reconocimiento a mantenerse al día con sus pagos a la empresa distribuidora mayorista nacional, aunque desde niveles superiores aseguraron a LA ARENA que lo que permite el texto es «lo que habitualmente es política en la provincia, subsidio de tarifas y obras de infraestructura», definieron.

El importante «premio» a la Administración Provincial de Energía de La Pampa quedó finalmente incluido en el proyecto de presupuesto nacional para el año próximo que ayer se debatió. La suma es consecuencia aproximada de multiplicar por cinco el valor de una factura promedio que paga La Pampa por la energía y será a modo de crédito en esa cuenta.

Anuncio

La información, varias veces aquí adelantada en distintos artículos publicados en las últimas semanas relacionados a la situación provincial del mercado eléctrico, se esparció a partir de publicaciones de los propios diputados nacionales de nuestra provincia, resaltando el logro de haber empujado para incluir el enunciado en la ley.

En verdad se trata de un párrafo, en el artículo 87, e indica «Establézcase un régimen especial de créditos para aquellas Distribuidoras, Administraciones o Empresas Provinciales Distribuidoras de Energía eléctrica, cualquiera sea su organización jurídica, que al 30 de septiembre de 2020 no tengan deuda o su nivel de deuda sea considerada dentro de los valores razonables con Cammesa y/o con el Mercado Eléctrico Mayorista. Dichos créditos serán equivalentes a cinco (5) veces la factura media mensual del último año (2020), pudiendo las autoridades provinciales destinarlos a beneficios para los usuarios y consumidores del servicio público de electricidad, a la cancelación automática de obligaciones de pago con Cammesa y /o inversión en obras de infraestructura eléctrica».

Así dice textualmente lo acordado. Y dado que de acuerdo a fuentes oficiales el promedio mensual de los pagos de APE rondan los 200 millones de pesos mensuales, surge la cifra de mil millones de pesos.

Anoche, desde el segundo piso de Casa de Gobierno respondieron que el destino de los fondos «no es algo que se haya decidido, es muy reciente», pero recordaron que «siempre nuestro presupuesto tiene partidas destinadas a subsidiar tarifas y a obras, que será lo que seguramente tengamos que seguir haciendo».

«Pusimos 160 millones de pesos para compensar a las cooperativas por el primer semestre y mañana (por hoy, tal como adelantó ayer este medio) hay una reunión para definir la cifra por el segundo semestre», recordaron y también dejaron en claro que «hay que garantizar el servicio, no dejar caer la confiabilidad y además tenemos por delante una gran inversión para el Norte, el eje Realicó-Pico, donde hay que duplicar la potencia».

Los méritos.
El importante beneficio trajo satisfacción, pero también dejó en claro que cada actor y/o sector buscó sumar puntos con el logro. Desde este diario se adelantó ayer que hasta las cooperativas se auto-endilgaron méritos cuando un dirigente sostuvo que mucho tuvieron que ver (tanto en la posibilidad de solución a las deudas para las que compran directo, como premio a las que están al día) las federaciones que las agrupan a nivel nacional.

Desde el gobierno pampeano destacaron que el gobernador Sergio Ziliotto encargó la gestión al diputado Ariel Rauschenberger, miembro de la crucial Comisión de Hacienda y Presupuesto de la Cámara Baja.

Ayer, redes sociales de por medio, el vernista Hernán Pérez Araujo sumó su nombre y el de Melina Delú al del ex ministro coordinador de Jorge y el mismísimo Carlos Verna volvió al ruedo con un tweet. «Mil millones de pesos para nuestras cooperativas», escribió marcando sin tapujos lo que entiende debe ser el destino del premio, y agradeció a los tres legisladores por el logro de incluir el texto en el presupuesto.

En lo previo a la sanción, desde APE deslizaron a LA ARENA, que «se verá cuál es el destino de ese crédito, todos saben que hay cooperativas con deudas importantes». Esa definición, admiten, no es de un ámbito político sino técnico, como es el organismo. «El gobernador es el que decide», resumieron cuando aún no había certezas de si la norma traía aparejadas órdenes concretas de hacia donde deben ser dirigidos los créditos.

Pocos días atrás, en un encuentro con Energía de Nación, el secretario Matías Toso había advertido que durante este año había sido el gobierno provincial el que absorbió los problemas de las cooperativas distribuidoras para hacer frente a sus facturas, complicadas por el congelamiento, la inflación y la morosidad creciente. Es decir, dejó en claro que quien está al día es APE y parte de las cooperativas, no todas.