naftassurtidores

Este viernes 1°, en la madrugada, aumentaron las naftas y los gasoils en toda la Argentina un 5 por ciento.

En la estación YPF de Casa Alarcia de Macachín los precios quedaron de la siguiente manera: Nafta Súper, que estaba $41,59, quedó en $43,69 (+$2,10); Nafta Infinia sumó $2,40 y llegó a $49,79 (antes $47,39); el Ultra Diesel se comercializa hoy a $45,99, sufriendo un aumento de $2,20 (antes $43,79); y el Infinia Diesel, que se vendía a $53,34, aumentó $2,70 llegando a $56,04.

Anuncio

En las YPF de la capital pampeana, el precio del litro de la Súper es de 42,99 pesos; el de la Infinia, $49,09; el del Diesel 500, $45,95; y el del Infinia Diesel, $55,39.

A su vez, en las Puma el precio es el siguiente: Puma Super, 41,99 pesos; la Max Premium, 47,99; el Puma Diesel, 45,89; y el Ion Diesel, 54,99.

La única estación de servicio Shell tuvo dificultades para cambiar el precio. Por eso estuvo en la madrugada sin despachar. Retomó cerca de las 7 pero al menos hasta las 8 horas no tenían los nuevos precios.

Se trata del séptimo incremento de precios en el año, que de esta manera acumulan un aumento del 27%, mucho menor al 44% estimado de inflación para el mismo periodo.

El congelamiento de precios y de suba de impuestos sobre los combustibles líquidos que el Gobierno había decidido en medio del proceso electoral vence el 13 de noviembre, pero las empresas productoras ya habían planteado adelantar la suba.

El «retraso» en los precios por el congelamiento decidido por la gestión Macri ya alcanza al 20%, pero habría un acuerdo para que la suba sea escalonada entre noviembre y enero.
Según los cálculos del Gobierno, los precios antes del alza estaban atrasados un 20%, aunque no había margen para subir lo que pedían las empresas y las provincias petroleras. «La brecha remanente que estimamos luego de este aumento es del orden del 15%», señalaron en la cartera de Energía. Sin embargo, según las empresas y los analistas del sector consultados, la brecha todavía es del 17%.
A partir del próximo jueves 14 de noviembre, el mercado de combustibles volverá a ser libre y no se necesitará de la autorización del Gobierno para aplicar los incrementos. Un día antes finalizará el congelamiento por 90 días, que, a través de un decreto de necesidad y urgencia (DNU), el Poder Ejecutivo estableció tras la brusca devaluación que tuvo la moneda luego de las PASO.