En sintonía con lo que sucedió a nivel país, los depósitos a plazo fijo en pesos en el Banco de La Pampa subieron en torno a un 10%. «Es una muy buena opción para los ahorristas», dijeron desde la entidad crediticia pampeana.

La suba de los plazos fijos en pesos en el BLP se da en un contexto nacional en el que los depósitos del sector privado superaron en los primeros días de agosto los $ 2billones, un volumen inédito que refleja un aumento del 40% en los últimos cuatro meses, desde la implementación de medidas del Banco Central (BCRA) para garantizar rendimientos mínimos a los ahorristas.

Anuncio

Según el último dato disponibe en los registros del Banco Central, el 6 de agosto, los plazos fijos tradicionales alcanzaron los $1.974.178 millones, mientras que los ajustables por Unidad de Valor Adquisitivo (UVA) sumaron $36.230 millones, lo que suma $2.010.408 millones en depósitos a plazo.

El crecimiento sostenido de estos depósitos comenzó a mediados de abril, cuando el BCRA determinó que los bancos debían pagar a los depositantes una tasa mínima en proporción a la tasa de política monetaria de las Letras de Liquidez (Leliq), que es del 38%.

Desde entonces, los plazos fijos pasaron de $1,43 billones a los actuales $ 2,01 billones, con un aumento del 40%.

La última suba de intereses se aplicó a principios de este mes, cuando se fijó que la Tasa Nominal Anual (TNA) que los bancos pagan por los depósitos de hasta $1 millón sea equivalente al 87% de las Leliq, lo que implicó una rentabilidad del 33% para esto depósitos y una mejora de 3 puntos porcentuales respecto de la que regía hasta entonces.

Esta fue la tercera suba para depósitos de plazo fijo determinada por el BCRA en lo que va de la cuarentena, tras fijar en abril una TNA del 26,6% (70% del rendimiento de las Leliq) y un nuevo aumento en junio hasta el 30% (79% de las Leliq) tanto para pequeños como grandes ahorristas.

Los incentivos para ahorrar en pesos en detrimento de la compra de dólares son parte de una estrategia del Central para armonizar las tasas rendimientos de distintas variables como, por ejemplo, la que paga una operación de dólar futuro, que actualmente se ubica en 31% anual.