(Catriló) – Un reconocido empresario y productor rural de Catriló, de 58 años, fue detenido ayer a la tarde luego que incumpliera con el control sanitario que está instalado en el acceso principal a la localidad por ruta nacional 5. La policía dijo que insultó a personal del municipio y policial que cumplen funciones en ese lugar, ante la difícil situación que vive la localidad por el brote de Covid-19. A un hijo (23) del hombre, que irrumpió en la comisaría, también se lo demoró.

Ambos fueron notificados en libertad y se les inició una causa judicial por resistencia a la autoridad y al mayor de ellos, otra por amenazas.

Anuncio

Fuentes oficiales dijeron que el hecho se registró cerca de las 16.50, en el acceso Piombi, único habilitado para la circulación de vehículos y donde se encuentra el control sanitario dispuesto por la pandemia de coronavirus. Catriló, que se encuentra en Fase 1, es la localidad más afectada en cuanto a los casos positivos en la provincia, alcanzó 69, aunque un grupo de ellos ya están recuperados.

A esa hora, de acuerdo a los voceros de la comisaría, el empresario, que tiene su local sobre la ruta 5, llegó al pueblo junto a un familiar a bordo de una camioneta. «Cuando se lo paró, comenzó a insultar al personal que realiza la tarea de control. Lo esquivó y finalmente ingresó a la localidad. A los pocos minutos quiso salir nuevamente, y cuando se le intentó explicar cómo eran los controles, hizo marcha atrás y se fue hacia el pueblo», relató la fuente.

«Enseguida -agregó- la camioneta estaba en la ruta 5. Qué pasó, salió por un predio hacia la ruta y comenzó a insultar y amenazar otra vez a las personas del puesto de control».

Un oficial junto a un efectivo del Grupo Especial fueron hasta el local comercial del hombre. «No quiso hablar. Llegamos para explicarle que, ante la difícil situación que vivimos, todos debían cumplir con las medidas dispuestas. Pero no quiso escuchar y siguió con las amenazas, con lo cual procedimos a reducirlo y lo trasladamos a la comisaría».

«Cuando estábamos haciendo la consulta con la fiscalía, entró el hijo a la dependencia gritando, con insultos, y también lo demoramos. Los dos estuvieron en el hall de ingreso a la comisaría. Luego de 45 minutos los notificamos en libertad».

Al padre le iniciamos una causa judicial por «amenazas y resistencia», y al hijo por «resistencia». Se le dio intervención a la fiscalía de delitos contra las personas de Santa Rosa.

Anoche versiones extraoficiales deslizaron que hoy el empresario iba a radicar una denuncia por violencia policial.