Hasta anoche eran tres los reclusos que aún permanecían internados en el Hospital Gobernador Centeno, como consecuencia de las heridas recibidas en la brutal pelea ocurrida en la medianoche del domingo pasado.

Un total de 12 presos quedarían imputados este jueves, una vez que el fiscal Juan Ignacio Pellegrino termine con la ronda de indagatorias, por la muerte de Luis Miguel De Titto, alias “Mikota”, durante la salvaje pelea ocurrida durante la medianoche del domingo pasado en la Alcaidía de General Pico y que -posteriormente- derivó en una especie de motín.

Anuncio

De acuerdo a lo que pudo saber El Diario, Pellegrino indagó durante la jornada del miércoles a siete reclusos. Este jueves haría lo mismo con otros cinco e iniciaría formalmente la causa por “Homicidio en riña y Lesiones”.

Hasta anoche, eran tres los presos que aún permanecían internados en el Hospital Gobernador Centeno como consecuencia de las heridas recibidas durante la pelea en la que se enfrentaron detenidos del los pabellones 1 y 2. De Titto estaba alojado en el 1, igual que Miguel Pérez. El resto, estaban todos en el 2.

Pelea y motín

Todo ocurrió alrededor de las 23:40 horas del domingo, cuando se desató un enfrentamiento de varios detenidos de dos pabellones contiguos.

En cuestión de minutos uno de los detenidos cayó gravemente herido y fue auxiliado por otros internos y personal policial, pero falleció en la misma Alcaidía.

Luis Miguel “Mikota” De Titto, de 35 años, falleció en la misma dependencia policial producto de varias heridas punzantes que recibió en el tórax.

Miguel Pérez, de 24 años, recibió varios puntazos en la zona abdominal y fue trasladado al Hospital Centeno, donde fue intervenido quirúrgicamente y luego alojado en Terapia Intensiva, aunque está fuera de peligro.

Otros internos resultaron también heridos, pero no de gravedad, mientras varios policías recibieron también heridas leves.

En medio de los disturbios, según indicó el jefe de la Policía de La Pampa, Héctor Lara, un oficial habría sido amenazado con una faca y se habría registrado un intento de fuga que fue rápidamente abortado, aunque desde Fiscalía aclararon que el episodio no tuvo relación con la intención de evadirse por parte de los presos.

Las cámaras de seguridad de la Alcaidía grabaron toda la secuencia, aunque ahora los investigadores deberán determinar quiénes de los 20 involucrados tuvieron una activa participación en las lesiones. En el lugar había más detenidos, unos 52 en total, pero no todos se involucraron en la reyerta.

Lo que sí tienen claro ya los investigadores es que De Titto y Pérez fueron quienes iniciaron la pelea, cuando se acercaron al pabellón contiguo para agredir a otros internos, aunque hasta el momento se desconoce el motivo del enfrentamiento.

De Titto recibió tres heridas punzantes en el tórax. Una de ellas le provocó un sangrado que derivó en un paro cardíaco y murió en el acto.

Capacidad

La cantidad de detenidos en la Alcaidía de la URII pone nuevamente en debate el alojamiento de detenidos con condena firme.

Según destacaron jefes policiales, la dependencia policial tiene una capacidad de 32 internos, pero había 52, y gran parte de ellos se encontraban allí con condena firme, cuando debieran estar alojados en el Servicio Penitenciario, situación que es un reiterado reclamo de años por parte de las autoridades provinciales.

En el caso de De Titto, una persona con varios antecedentes penales, permanecía con prisión preventiva por un “robo agravado en poblado y banda y uso de arma”, ocurrido en Pico.

Pérez, en tanto, tenía dictada una condena firme de 9 años de prisión efectiva, dictada en primera instancia en diciembre de 2020, por “robo doblemente agravado por haber provocado lesiones graves y por haber sido cometido en despoblado y en banda, privación ilegítima de la libertad agravada y abandono de personas, en concurso real”.

Pérez, oriundo de Ingeniero Foster, había participado de un robo violento en un campo cercano a Rucanelo, donde golpearon salvajemente a un hombre de 84 años a quien dejaron atado y librado su suerte.