Un nuevo siniestro vial tuvo lugar en las intersecciones de las rutas 35 y 18. Afortunadamente no hubo heridos de gravedad, pero el conductor del vehículo “no se percató de la intersección” y perdió el control.

El hecho ocurrió ayer a la tarde luego de las 17. La familia santarroseña, compuesta por el conductor, su pareja y dos menores, se dirigía en dirección este a oeste por la ruta provincial 18, de Carhué a Santa Rosa, en un Fiat Siena rojo. Según informaron las fuentes policiales a LA ARENA, el hombre explicó que “no se percató de la existencia de la intersección de rutas y al atravesar la ruta nacional 35 perdió el control del automóvil y colisionó contra el guardarrail”.

Las personas involucradas en el siniestro vial fueron examinadas por personal médico del centro de salud de Ataliva Roca y posteriormente trasladadas al hospital René Favaloro de la capital pampeana. Las fuentes consultadas aclararon que “no presentaban lesiones de gravedad”.