Uno recibió un “puntazo” en el patio de su casa y el otro dos disparos de arma de fuego en un campo para ovejas.

El domingo a la madrugada mataron en Anguil a un perro ovejero que se encontraba dentro de su casa y en horas de la tarde, ultimaron de dos balazos a un perro mestizo en un campo del barrio Lowo Che.

Anuncio

Hugo, el dueño del ovejero alemán que mataron en Anguil, señaló que “a eso de las tres de la mañana lo sentí ladrar y al rato gritar. Era un perro bueno, además estaba en mi casa y no podía salir porque está cercada con alambre olímpico.

“Siempre era de atropellar hacia el alambre de la vereda cuando sentía un ruido y bastaba que yo lo llamara para que regresara. Esa noche, sentí que ladró, y cuando voy a abrir la ventana para llamarlo siento los gritos. Me vestí rápidamente y cuando abro la puerta se me viene el perro y se queda en mis pies”, indicó.

“En la puerta, eran las tres de la mañana más o menos, estaba el pibe que los vecinos conocemos porque tiene algún problema y le pregunté si le había hecho algo. Me dijo que no y se fue. Enseguida noto que tiene un corte se le pone la lengua blanca y a los picoso minutos se murió”, se lamentó.

“Fui, hice la denuncia y la policía no sabía qué hacer. Llamé a un veterinario para que me dijera qué le pasó. Recibió un golpe punzante o directamente un ataque con un arma blanca, que entró por las costillas y le perforó un pulmón. Se murió desangrado para adentro”, contó.

“No puedo decir que lo hizo ese pibe, pero los padres tienen que hacerse cargo. Lo mataron adentro de mi casa, le han pegado por encima del alambrado olímpico. No lo puedo creer, tenía solo un año”, se lamentó.

1

Lowo Che

El domingo por la tarde una pareja salió a caminar por el barrio Lowo Che y en cercanías del predio del Club La Barranca, el perro mestizo sale corriendo porque descubre unas ovejas en el campo aledaño de la Agrupación El Indio.

“El domingo salimos a pasear veníamos por la Pecho Colorado y Frank enfrente de la barranca. Había unas ovejas, el perro las ve, se manda al predio. Enseguida salto la tranquera para buscarlo y cuando voy llegando al final del predio, escucho dos disparos.

“Y ya después que le estaban tirando a Emilio. Cuando llego, veo que estaba tirado y había dos perritos oliéndolo. Me acerco y veo a Emilio con dos manchones de sangre. Había dos personas ahí que decían que la culpa era mía por no educar al perro”, indicó Marcos Domínguez.

“Me dijeron que el perro estaba molestando a las ovejas y que había mordido a una, lo que es mentira, eso fue en uno o dos minutos y el único herido y con sangre era mi perro. El que le tiró se metió adentro. No puedo creer que maten tan fácil a un ser vivo. Incluso yo iba atrás, corriéndolo, pero podía haber ido mi sobrino, y una bala podría darle a cualquiera de nosotros”, advirtió.

“No me entra en la cabeza que la primera reacción sea matar a un ser vivo. Al verme al lado de mi perro que se desangraba, el tipo me dice ‘flaco discúlpame, pero los perros me matan las ovejas’”, añadió.

“Hice la denuncia en la Seccional Quinta de Toay y estoy esperando a ver qué pasa. No pasó eso de las ovejas, no es cierto. Como íbamos al campo salí a pasear sin correa. Mi idea es que esto no vuelva a pasar”, finalizó.